Comunicado del NSCE: Ante los hechos que están ocurriendo en la comunidad Aillavilú de la Comuna de Santiago

M

ás de 150 familias, en su gran mayoría en situación de migración, serán desalojadas de sus departamentos ubicados en el edificio Aillavilú de la comuna de Santiago. La orden de desalojo ya fue emanada y se tiene que dar cumplimiento a ella en un plazo que no debería superar el mes de julio. Las familias reclaman discriminación y mal trato por parte del Municipio, que como primera solución les ofreció un bono de $120.000 mil pesos para ayudar a mitigar los gastos de un nuevo arriendo y en un segundo momento, aumentó la oferta ofreciendo transporte de enseres de manera gratuita más un subsidio de arriendo por dos meses. La situación de búsqueda de un nuevo lugar de arriendo, es complicada para cualquier familia que se encuentre en situación migratoria, ya que más allá del dinero, se requiere de un conjunto de documentos que muchas veces no poseen, dada la situación en la que se encuentran.

Es claro que en este hecho no hay ningún tipo de voluntad política para solucionar los problemas que afectan a la comunidad. Los argumentos en los cuales se sustenta el desalojo son difusos y a esta altura se develan ampliamente manipulados por medios de comunicación y personal municipal. Importante es señalar que el edificio no cuenta con ninguna orden ni tampoco caracterización de edificio en riesgo de derrumbe, y que son los mismos informes municipales los que descartan esa posible situación. Lo que acá opera son intereses privados que participan de una decisión que terminará en un hecho extremadamente violento que es el desalojo masivo.

Se habla de hacinamiento y problemas con la conexión a la red eléctrica. Lo primero es descartado de plano por los habitantes del edificio quienes dicen no entender cómo se habla de aquello si ni siquiera se ha hecho algún tipo de catastro de los habitantes del lugar. Respecto a la red eléctrica, la comunidad asume los problemas y solo piden tiempo para coordinar un proceso de restauración de un servicio que no signifique un riesgo para ellos mismos.

Acá se demuestra la incapacidad del aparato municipal de poder gestionar soluciones decentes e integrales a este tipo de situaciones. Dejar el barrio para instalarse en otro lugar significa, entre muchas otras cosas, la incertidumbre laboral para trabajadores y trabajadoras que han encontrado en las cercanías de sus hogares nichos laborales seguros. Significa también la posible pérdida de matrículas de niños y niñas ya insertados en el sistema educacional de la Comuna de Santiago, etcétera.

Hacemos un llamado a la sociedad en su conjunto a manifestar su apoyo a la comunidad del edificio Aillavilú e impedir que estas familias queden en la calle. Las instituciones no pueden permanecer indiferentes y menos el Municipio que actualmente dice preocuparse por los inmigrantes

Desalojo. Imagen publicación Cuerpos Migrantes

 

Noticias y actividades recientes
Contactanos

Te responderemos lo antes posible

Not readable? Change text. captcha txt
imagen-noticia-violenciasPROGRAMA-copia-copia